iluminación led salón

El uso de la iluminación basada en el sistema LED, gana cada vez más adeptos gracias al descenso del consumo de energía y de la frecuencia con la que se gastan este tipo de bombillas, lo que supone un importante ahorro económico. Su uso no solo se está extendiendo en los hogares, sino que cada vez son más las empresas, comercios, negocios, comunidades de vecinos y centros de todo tipo, los que se decantan por esta tecnología.

Aunque durante los últimos años el uso de luces LED ha crecido a buen ritmo, el índice de penetración de este tipo de iluminación es solamente del 20% del computo total de luz artificial existente, por lo que aún está en una fase inicial y queda mucho camino por recorrer y mejoras que realizar. Y es que tras la incertidumbre que despertó los posibles riesgos de la luz azul que emiten los diodos de LED tradicionales, la empresa coreana Seoul Semiconductor, cuarto fabricante a nivel mundial en tecnología LED, ha presentado su nueva bombilla LED SunLike. Se trata de una nueva tecnología que emula la luz solar, lo que supone un claro avance respecto a los anteriores diodos LED, que soluciona el problema de las emisiones excesivas de luz azul a las que se le vinculan posibles trastornos del sueño.

SunLike ofrece una mejor calidad de luz con la llamada tecnología TRI-R, que se acerca a las características de la luz solar natural, combinando el uso de la llamada LED Púrpura con una tecnología de fósforo desarrollada por su socio.

En las bombillas actuales, cada diodo LED emite tres luces azules, dos de las cuales pasan por un filtro de fósforo amarillo convirtiéndolas en luz verde y roja respectivamente y, la tercera sale directamente azul sin atenuar y con todo su potencial, de ahí que se vea mayoritariamente azul. En cambio la luz que emiten los diodos SunLike son de color violeta y las tres luces pasan por filtros que generan los tres colores básicos de la gama cromática: rojo, verde y azul (RGB) y, al ser tratadas las tres luces por igual, la intensidad del color azul queda más igualado con el resto, con lo que se asemeja más al espectro de la luz solar.

Con esta nueva iluminación los colores de los objetos se ven más naturales, la texturas se perciben con mayor definición y la luz de ambiente es más saludable, lo que supone notables diferencias respecto a los LEDs convencionales y sobretodo a las antiguas bombillas incandescentes.

Toda esta mejora también se ha logrado gracias al tipo de reflexión logrado por la tecnología TRI-R. En un LED tradicional la reflexión es difusa y mayor, a diferencia de SunLike en la que la reflexión es de un único ángulo, lo que significa que los objetos reflejan mayor detalle de su textura y color. Este tipo de tecnología no solo beneficia al descanso, ya que reduce considerablemente la luz azul vinculada al déficit de producción de melatonina, sino que muchos comercios donde el detalle del producto tiene gran importancia pueden estar especialmente interesados, como el sector textil, comercios, hospitales, etc.